Nov
25

Ahora que tenemos recientes los Juegos Olímpicos, es hora de reflexionar sobre lo que significa para un país tener una Ciudad Olímpica. Esta claro que los Juegos Olímpicos de Pekín o las Olimpiadas de Beijing han hecho de esa ciudad una nueva debido a sus últimas adquisiciones arquitectónicas.

Hoy nos vamos a centrar en lo que se conoce como El Cubo de Agua, o simplemente, el Cubo de Beijing. Una vez que se había presentado la idea del Estado Olímpico de Beijing, se creía que se había agotado el cupo para las novedades arquitectónicas. Cierto es que los Ingenieros y Arquitectos que se plantearon un edificio que albergara el Centro Nacional Acuático, tenían que construir un edificio a la última moda que fuera compatible y a la vez distinto que el gran estadio.

Después de mucho pensar decidieron empezar con el Cubo. El Cubo se creó sobre una estructura de 500 m2 de argamasa e hierros, inspirado en la naturaleza. El cubo consiste en una estructura muy compleja de 22.000 vigas de acero y otros metales que soportan las conocidas pompas plásticas que dan un aspecto orgánico al edificio. Esas pompas se han creado con la misma estructura que tienen en la naturaleza, ya que el jabón posee una estructura bastante fuerte. El tipo de plástico empleado hace que no solo la luz penetre, sino que la mantiene creando un efecto invernadero que mantiene las piscinas a la correcta temperatura. Además por la noche, sus sistemas de LED’s son capaces de generar 16,7 millones de colores, que hacen del cubo un caleidoscopio gigante.

La verdad es que va a ser bonito disfrutar de este edificio mientras vemos las carreras de natación aunque sólo sea por la tele, porque no creo que seamos alguno de los 17.000 suertudos en asistir en directo. De todos modos, estoy seguro de que Madrid será Ciudad Olímpica en 2016 donde podremos crear el nuevo Centro de Natación con un presupuesto mayor que el del Cubo (143 $ millones).

Tags: ,
Categoría Curiosidades | Sé el primero en comentar!